¿OCUPANTES POST-VACACIONALES? ¡¡¡ NO GRACIAS !!!

Este verano una amiga alquiló un pequeño chalet para pasar un mes con su familia en la playa.

Al poco de estar allí, me mandó una foto de unos bichitos que no paraba de ver por toda la casa. Se trataban de lepismas, más conocidos como pececillos de plata. Estos insectos no son dañinos para el hombre, no transmiten ninguna enfermedad como pueden hacerlo las cucarachas, así que le dije que no se preocupara.

A la semana me volvió a mandar una foto, esta vez quería saber si lo que había encontrado en una trampa, que había en alguna parte del chalet, era una rata o un ratón. Imagino que esperaba que le dijera que era un ratoncillo, que parece que son más adorables, pero me temo que el tamaño de esa RATA la delataba. Le dije otra vez, intentando calmar sus nervios, que no se preocupara, que era posible que si tenían una trampa para roedores, también tendrían veneno escondido por el jardín y por la casa, así que, no tenía de que preocuparse, al estar a las afueras de la ciudad y rodeados de vegetación,  es fácil encontrarse con roedores.

Pero lo peor vino unos días después, cuando me confirmó que había visto chinches en las habitaciones.

Una rata, es más difícil llevártela a casa, pero las chinches son expertas en meterse en las maletas y acompañarnos a casa.

Las chinches suelen estar en los colchones, cabeceros, pequeñas grietas de las paredes, somieres….se adhieren a la ropa y te las llevas contigo sin darte cuenta.

Suponte que estás haciendo la maleta para volver a casa, y decides ir organizando la ropa encima de la cama, justo antes de meterla en la maleta.En esos minutos, una chinche o varias, podrían camuflarse en tu ropa, y acabar dentro de la maleta, y al cabo de unos meses empezar a ver chinches en tu casa sin entender muy bien cómo han llegado allí.

La recomendación que te damos desde Exprodim es, en primer lugar, que si observáis presencia de chinches en cualquier sitio que alquiléis, ya sean casas, hoteles, habitaciones…..se lo hagáis saber al propietario, para que tome cartas en el asunto.La presencia de éstas no significa suciedad o dejadez por parte del propietario, puesto que al igual que nos las llevamos a casa, las podemos traer de casa, y nunca se sabe quién ha estado allí antes que nosotros.

En segundo lugar, observar bien todo antes de meterlo en la maleta y antes de montarse en el coche. Una vez en casa, ir directos a  lavar toda la ropa a más de 60 grados, pero ¡cuidado con las maletas!  Éstas no se salvan. Si disponéis de una vaporeta, ponedla a más de 45º y limpiadlas bien, por todos los recovecos.

¡La gran debilidad de las chinches es que no soportan el calor!

Y si haciendo esto, no conseguis erradicarlas, es momento de dejarlo en manos de profesionales.

En Exprodim somos expertos en este tipo de plagas. Llámenos y le informaremos.